Merengue con nata y frutas

Postres y Dulces, Recetas

Hoy os presentamos una receta de postre más para nuestra colección. Para montar  el merengue con nata os aconsejamos darle un vistazo a la receta de merengue seco que hicimos hace unos días. Con esto terminado el montaje es muy fácil y queda un resultado realmente bueno, hay un contraste especial entre la suavidad de la nata y el crujiente del merengue.

Ingredientes para 5 personas:

  • 1 mandarina
  • media piña pequeña
  • 1 kiwi
  • 1/2 litro de nata para montar
  • 50 gr. de azúcar glas
  • un disco de merengue seco
  • 6 cerezas confitadas
  • virutas de chocolate (opcional)

Ingredientes para el merengue con nata y frutas

Ingredientes para el merengue con nata y frutas

Como apuntabamos antes antes de hacer este postre primero deberemos cocinar un disco de Merengue Seco, tal y como hicimos la semana pasada. Cuando ya tengamos el Merengue sólo hemos de pelar la fruta, trocearla a nuestro gusto y montar la nata. Montaremos el 1/2 litro de nata sólo con 50 gr. de azúcar (si tenemos azúcar glas mucho mejor) ya que el merengue ya nos dará el dulce necesario.

Esparcimos la nata montada sobre el merengue seco

Esparcimos la nata montada sobre el merengue seco

Cuando hayamos montado la nata, con una manga pastelera la esparcimos uniformemente haciendo círculos sobre la base de merengue.

Ponemos la fruta troceada por encima, lo que le dara un conjunto de colores vistosos

Ponemos la fruta troceada por encima, lo que le dara un conjunto de colores vistosos

Ya sólo nos queda decorar con unos rosetones de nata por encima y un poco de virutas de chocolate por los bordes

Ya sólo nos queda decorar con unos rosetones de nata por encima y un poco de virutas de chocolate por los bordes

 Luego con una espátula le damos forma plana a la superficie y a los bordes, y hundimos suavemente la fruta encima de la nata. También y de manera opcional hemos decorado con unos rosetones de nata por encima y unas virutas de chocolate por los bordes.

¡Qué tengáis buen provecho! Si os ha gustado la receta, por favor, compartidla en vuestra redes sociales 🙂 Y si tenéis cualquier duda dejarnos un comentario. ¡Muchas gracias y nos vemos en siguientes actualizaciones!

Cómo hacer Merengue Seco

Postres y Dulces, Recetas

En la entrada de hoy os hablaremos del Merengue Seco. Nos referimos al merengue que se hace a partir de claras de huevo batidas con azúcar glas pero que lo hemos secado en el horno a baja temperatura.

El merengue seco se utiliza para multitud de recetas en repostería. Por ejemplo, lo podéis usar combinado con vuestros postres, para endulzar, como parte de la base de vuestras tartas o pasteles, o incluso para hacer figuras de lo más variado. Además de ser tal versátil encontramos otras recetas de merengue seco que pueden llevar café soluble o frutos secos molidos.

Ingredientes para hacer una bandeja de horno aprox.:

  • 4 claras de huevo
  • 200 gr. de azúcar glas
  • aceite y harina

 

Elaboración del Merengue Seco:

En primer lugar se prepara una bandeja de horno con papel de aluminio. Ahora lo untamos en aceite y se espolvorea harina por encima.

Preparamos una bandeja de horno con papel de aluminio, aceite y harina

Preparamos una bandeja de horno con papel de aluminio, aceite y harina

 

Precalentamos el horno a 90ºC. Ahora batimos las claras y antes de que se monten del todo echamos el azúcar glas. Continuamos montando hasta lograr el punto de nieve, tal y como se puede ver en la foto.

Una vez terminamos de montar el merengue lo esparcimos en la bandeja

Una vez terminamos de montar el merengue lo esparcimos en la bandeja

 

Una vez terminamos de montar haremos las formas deseadas en la bandeja para que el merengue se seque. Nosotros hemos optado por hacer dos láminas, una redonda y otra cuadrada. Con una espátula esparcimos el merengue y le damos las forma deseada.

Bases de merengue seco para pasteles aun sin cocer

Bases de merengue seco para pasteles aun sin cocer

 

Ahora metemos la bandeja en el horno y dejamos cocer durante 3 horas aproximadamente. De este modo conseguiremos que el merengue no se oscurezca, me mantenga blanco, y al mismo tiempo quede totalmente deshidratado.

¡Pues ya está hecho! Una vez lo tengáis terminado hay que tener cuidado al manipularlo ya que se puede resquebrajar  al ser tan crujiente. Y sólo falta recordaros que una de las ventajas que tiene es que al estar deshidratado y llevar azúcar, el merengue seco se conserva muy bien y tendremos tiempo de emplearlo en más de una receta.

¡Pronto utilizaremos las bases de merengue seco para hacer postres! ¡Gracias por pasaros!